5 comments on “Vandalizan a Mayra Santos Febres

  1. no sea tan dura? no sea tan PILLA. dejen de rendirle pleitesias a una buscona. o es que les gusta el maltrato?

  2. La Sra. Santos es constantemente víctima de amenazas por su color y sus logros. Por ello no me extrañaría que mutilaran las piezas, sin embargo es grato saber lo inculto que es el público aquí que ni siquiera saben de quien hablan. Cuando puedan compartir mesa con García Márquez, o Santiago Gamboa entonces hablan. ¡Mejor! Cuando las gallinas meen….

  3. Opinionada on -

    Mayra Santos Febres no es discriminada por su color, eso es una construccion que ella misma ha creado para hacerse de un espacio en la literatura puertooriquena y, de paso, colarse entre las nuevas generaciones de escritores internacionales. Es de todos conocido que ella no es TAN conocida internacionalmente y que siempre esta buscando la guira para que la inviten, la llamen y le paguen. Cuando Jr. menciona a Santiago Gamboa reconoce entonces saber menos de literatura que lo que alardea. Sí, Santos Febres se sentó con Carlos Fuentes, luego de mover cielo y tierra para que la invitaran. El vandalismo a la estatua en su honor demuestra que hay un sector que no cuaja con ella, y lo peor es que se han llevado por el medio el arte de otra gran artista de este pais.

    Ahora, para que lean bien lo que comentan de sus libros en el exterior, les dejo con esto: “Mientras más avanzaba en la lectura de esta novela de la portorriqueña Mayra Santos-Febres, más iba temiendo (y confirmando mi temor) que la combinación entre su apellido Santos y el título de su novela, Nuestra Señora de la Noche, derivó en un precipitado químico-sacro-literario que sólo funcionaba con repetidas invocaciones e impetraciones, por lo demás absolutamente obsoletas, a la madre de Dios: la única que omite es la creada por Les Luthiers en su genial Bossa Nostra y que da título a esta reseña.

    Me he tomado la molestia –y que la autora, la editorial y los lectores me perdonen por lo crudo de la expresión– de releer toda Nuestra Señora de la Noche saltándome todos los capitulillos hagiográficos, por llamarlos de alguna manera. Y pueden creerme que el resultado final es bastante, pero bastante, bastaaaaaante mejor.

    La novela tiene más de trescientas cincuenta páginas. Si Santos-Febres hubiese tenido la caridad cristiana de librarnos del lastre de la faramalla matriológica y mariolátrica que inunda, ahoga y asfixia una cuarta parte de su texto, creo que todos los lectores –cristianos o no– se lo habríamos agradecido. Porque su novela no es mala y la historia que cuenta hasta […] (Pubis pro nobis, RICARDO BADANú 129 · SEPTIEMBRE 2007 Revista De Libros, España)

  4. […] y lo peor es que se han llevado por el medio el arte de otra gran artista de este pais. […] Muy de acuerdo con eso…

Add a new comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*