subscribe: Posts | Comments | Email

Nos limpiaron la plaza

0 comments

Anna Richardsdottir

A las cinco de la tarde del viernes, 19 de mayo de 2006, la artista Anna Richardsdottir de Islandia nos limpio la Plaza de Armas del Viejo San Juan. El concepto de su performance fue la basura, el medio ambiente y como nos afecta el consumerismo y la falta de conscientización en el manejo de los desperdicio sólidos.

Richardsdottir nos confirmo de forma existencial la locura que provoca tener nuestro entorno sucio y descuidado. Confirmación acertada si notamos la importancia mínima que le prestamos a la contaminación. Trabajamos y vivimos cada día como el último y nos olvidamos del mañana. Le estamos dejando al recién nacido un planeta contaminado e inhabitable.

Al interactuar entre los presentes notamos la inmadurez y falta de educación que tenemos en cuanto al arte, y/o cualquier tipo de manifestación donde el cuerpo es el protagonista de la obra. Los allí presentes que nos dedicamos a observar respetando calladamente el espacio que la artista hizo suyo, presenciamos una mujer bailando de forma descontrolada, controlada, con dulzura pero agresiva, seria y burlona, dominando y acaparando la plaza a sus anchas. Esta islandesa paro el tráfico, limpio carros, letreros, estatuas, vallas y adoquínes; llevandose a todos por su camino. Muchos de los que se atrevieron acercarse terminaron siendo perseguidos, tocados, hicieron las de soporte, bastón, y motivo de confrontación a su discurso.

Anna Richardsdottir

Todos estuvimos extasiados ante está manifestación escuchando e hipnotizados al ritmo triphop- experimental que sirvió de soporte y ambientación al “performance”. Sus movimientos parecidos a aves en tiempos de apareamiento y cortejo, daban la ilusión de estar remitiendo un comentario sobre la frustración de estar en la búsqueda de un espacio libre, espacio que dadas las expresiones de su danza era un sueño imposible o quizás solo un deseo.

Todo estuvo espectacular, desde el comienzo nos hizo parte de su performance, pero el final nos conmovio. Todo tiene su fin y nosotros también. Anna se introdujo en uno de los zafacones de cartón del Municipio de San Juan. Con la experiencia en el baile y el amor al arte, presenciamos un performance de calidad y esperanza, su mensaje llego entre risas y cuestionamiento, su entereza y valor dio muestra que al menos alguien tiene la osadía de mostrarnos una verdad que todos obviamos. La verdad de nuestro planeta Tierra está llenandose de basura. Anna RIchardsdottir ha viajado por Islandia, Finlandia, Japón, Surafrica, Estonia, Alemania, Austria y Escandinava declarando: “¿Hay algo que se pueda limpiar en este país, o dentro de tu cuerpo o dentro de tu alma?”.

“En Puerto Rico se destruyen montañas para la construcción en nombre del progreso. …Antes una familia en Utuado podia ver el mar desde su hogar, ahora se le atraviesa el vertedero municipal.”

Last 5 posts by Lilliam Nieves

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*