subscribe: Posts | Comments | Email

Humano Poshumano: Monólogos Extremos sobre la Ciencia y la Condición Humana

Comments Off on Humano Poshumano: Monólogos Extremos sobre la Ciencia y la Condición Humana

La pieza se estará presentando en el Teatro de la Universidad, el 24 y 25 de abril, a las 8:00 p.m. y 1:00 p.m.  respectivamente, como parte del cierre del Congreso Internacional Gaia y Cambio Climático que llevará a cabo el Recinto del 19 al 21 de ese mes.

Entrada libre de costo.

Escrito y dirigido por Ricardo Cobian, con la actuación de Jacqueline Duprey, Mario Roche, Naomi Bonafoux, Lauryliz González, Julio Ramos, Israel Lugo y Norman Santiago. Coreografía de Petra Bravo y bailarines de Hincapié; trabajo de sombras, máscaras y marioneta de Deborah Hunt y Jorge Díaz; instalación escénica de Antonio González Walker y música de Carlos Lazarte.

El apremiante problema del calentamiento global afecta a toda la humanidad y constituye un desafío sin precedentes para la ciencia y la tecnología sobre las políticas del cuerpo y del medio ambiente. Supone una importante reflexión sobre el lugar que ocupará el ser humano en la existencia de vida a medida que continúan desencadenándose los efectos de esta realidad inminente.

La obra multimedia Humano Poshumano: Monólogos extremos sobre la ciencia y la condición humana presenta el afán de acelerar los procesos de cambio de la naturaleza que llevaría al humano, no sólo a conocer, anticipar y, consecuentemente, dominar su estado y comportamiento natural con el fin de alterarlo para su propio beneficio, sino, también, por vía de dicha búsqueda, prolongar su vida y buscar la inmortalidad.

Según explicara su creador, el profesor y director escénico Ricardo Cobián- Figeroux, la pieza logra llevar ese mensaje incorporando diversos géneros de representación teatral como las sombras chinescas, la danza, marionetas y fílmicos. Sumados a estos la actuación que se inserta, en términos artísticos, dentro de la modalidad de Teatro Imagen.

“Es una propuesta estética que propone, a través de un trabajo interdisciplinario, representar el desarrollo hasta nuestros días y en proyección hacia el futuro, lo que ha sido una constante en la historia del ser humano: el espíritu de exploración y conquista de la materia y de su transformación, incluyendo la condición de lo que conocemos como ‘lo humano. El saber-poder de la ciencia moderna ha dado paso al dominio tecno-científico de una posciencia en el que cada vez se prescinde más de la materialidad del cuerpo, creando así un sujeto virtual, un sujeto sin cuerpo, una nueva representación del objeto del deseo”, manifestó Cobián- Figeroux, quien para este trabajo volvió a unir esfuerzos con Petra Bravo, en la dirección coreográfica de la pieza.

Para mostrar esta hipótesis, Cobián hace alusión del dominio del fuego y de la luz, elementos comunes que ha mantenido al hombre en la brecha de la exploración científica desde la antigüedad hasta la posmodernidad. En este sentido, muchos de los inventos tecnológicos han sido posibles por el uso aplicado del fuego y, más recientemente de la luz.

“Si bien la historia se ha planteado como un proceso discontinuo y fragmentado, no es menos cierto que hay una especie de común denominador, de arco voltaico que nos conecta con el descubrimiento-invención del fuego/luz y de su paradójica aplicación, toda vez que ha servido- a veces simultáneamente- para hacer vivir, así como para dejar morir. El humano ha trabajado como aliado y colaborador de la naturaleza, pero también, como su depredador. Tanto la paz como la guerra le han servido de acicate para adelantar su búsqueda de la perfección y de poder personal”, dijo Cobián.

El director explica que la obra se mueve dentro de cierta lógica histórico-cronológica, comenzando con los mitos de la antigüedad, los personajes del Alfarero, Herrero, Alquimista y Hechicera, hasta la clonación, la transgénesis, la cibernética y la robótica entre otras tecnologías contemporáneas que han caracterizado la llamada “era de la información”. La atmósfera predominante es una de misterio onírico y de fascinación acentuada por la presencia de “cyberpunks” danzantes, arlequines luciferinos, sombras chinescas y personajes sacados del imaginario mitológico y simbólico del subconsciente colectivo. El tono general reviste un carácter litúrgico y ritual que complementa el sentido metafórico-alegórico en que descansa la puesta en escena.

Contactos para los medios:
Iris Riefkohl Medina
Directora
Oficina de Comunicaciones
787-763-3799

Ziara González Nieves
Auxiliar de Comunicaciones
Oficina de Comunicaciones
787- 764-0000, ext. 2782

Last 5 posts by Marina Reyes Franco

Comments are closed.